Quienes Somos

 

Nuestro nombre es consigna de servicio y testimonio de fe, caridad, humildad, sencillez, disponibilidad, generosidad y sacrificio.
Una Congregación presente en las diversas culturas dispuestas a continuar extendiendo el Reino de Dios en los umbrales del siglo XXI. Fundada por la Sierva de Dios Madre María Berenice.


Carisma Espiritual
Nuestro patrimonio espiritual procede del amor providente de Dios Uno y Trino, del “ECCE VENIO” de Jesús y el ECCE ANCILLA DOMINI” de María, vivenciado en la experiencia Eucarística y mariana, que nos exige la totalidad de la entrega, el amor y la reparación.


Carisma Apostólico
Estamos al servicio de nuestros hermanos más necesitados en la promoción humana, social y evangelizadora de la niñez, juventud y familia en la Pastoral educativa, pastoral de salud, pastoral parroquial y Misión. Con apertura a los nuevos llamados de la Iglesia, sin distinción de raza ni condición social.

 

La Congregación se inició en la Iglesia anticipándose a los cambios que urgió el Vaticano II. La Madre Berenice recibió la visión de una Iglesia de los pobres sin distinción de raza, condición social, etnia o diferenciación por el cultivo de dones y talentos.

Musica

Doce mujeres sencillas y humildes dieron una respuesta generosa al llamado de Dios en una Colombia marcada por las clases sociales, que incidió en la concepción de la vida religiosa de la época, discriminando a muchas jóvenes que por su color y condición social no podían realizar sus anhelos de consagrarse al Señor en el servicio a los hermanos. En la medida en que la Congregación se desarrolla, aparecen momentos de purificación, dolor, crecimiento y madurez; épocas intercaladas con expansión a otros países y florecimiento vocacional.

La Congregación de las Hermanitas de la Anunciación, de derecho Pontificio, fundada el 14 de mayo de 1943 en Medellín, Colombia, por Madre María Berenice. Nuestro patrimonio espiritual proviene de su profunda experiencia Eucarística y Mariana. La Anunciación presente en 14 países con 126 Comunidades Locales en donde respondemos a las necesidades de la Iglesia con obras en zonas de conflicto, de riesgo, de difícil acceso, de extrema pobreza, sin distinción de raza ni condición social, con la intención de hacer realidad el sueño de nuestra amada Fundadora , de extender la Congregación por todo el mundo. Actualmente somos 557 religiosas.